Inicio Últimas Noticias Cuáles son los cinco barrios que concentran casi la mitad de todos...

Cuáles son los cinco barrios que concentran casi la mitad de todos los casos de la Ciudad

187

La mitad de los porteños con coronavirus viven en los barrios donde se instaló el programa DetectAr. Son Retiro, Flores, Villa Soldati, Barracas y Villa Lugano, en cuyas villas debutó el operativo a nivel local. En el otro extremo, barrios como Versalles, Villa Ortúzar, Villa Real, Agronomía y Parque Chas son los que menos casos totales tienen. La pregunta surgió varias veces y parece encerrar una paradoja: ¿hay realmente menos positivos en esas zonas, o sólo se registran menos porque no se los busca activamente?

Desde el Gobierno de la Ciudad explican que primero son los focos y luego el DetectAr, y no al revés: el operativo va al barrio con más casos confirmados en los últimos cinco días. La última escala en la Ciudad formal fue Parque Chacabuco, donde los contagios habían aumentado un 42% en una semana, 18 puntos más que la media en la Ciudad, según el último Boletín Epidemiológico Semanal porteño. Casi el 30% de los testeados en ese barrio desde el miércoles tiene el virus.

El operativo seguirá en Boedo, Monserrat y San Cristóbal. Por ahora, Versalles, Villa Ortúzar, Villa Real, Agronomía y Parque Chas no presentan focos y el índice de positivos por cantidad de habitantes también es bajo, aunque el ritmo al que se duplica el virus sea más rápido en algunos de ellos que en otras zonas de la Ciudad.

De hecho, Agronomía y Villa Ortúzar tienen hoy 58,1 y 54,5% más de casos que hace una semana, cuando la media porteña de incremento semanal es de menos de la mitad, 24,2%. Con todo, el panorama es mucho más controlable que en el resto de la Ciudad: cuentan con apenas medio centenar de positivos cada uno. Otro barrio con similar ritmo de aumento es La Paternal, con 301 infectados, 56,8% más que hace siete días. Allí estuvo el DetectAr el fin de semana pasado, con testeos a 121 personas, 50 de las cuales tienen el virus.

En Versalles y Parque Chas, en cambio, los casos aumentaron a un ritmo mucho menor: 11,1 y 14,3% en los últimos siete días. A mitad de tabla en este parámetro, la suba en Villa Real es del 29,4% y es la que más se asemeja al panorama porteño general. Por eso por ahora no se contempla el paso de DetectAr por esos barrios.

Por el contrario, Retiro, Flores, Villa Soldati, Barracas y Villa Lugano concentran el 47% de los casos absolutos. También son los que lideran el ránking de contagios por cantidad de habitantes, junto con Nueva Pompeya, un barrio donde en la última semana los positivos aumentaron casi un 52%. Dentro de sus límites está la Villa 21-24, donde se registraron 1.632 contagios.

Con todo, el horizonte de cada uno de estos barrios no es igual: mientras que en Lugano los casos aumentaron un 45,2% en los últimos siete días y en Soldati, casi un 40%, en Flores y Retiro la situación hoy parece estar más controlada, tras meses de acumular miles de contagios. En Flores el incremento en la última semana fue del 10%, y en Retiro fue de apenas 2,4%.

Palermo, por su parte, sigue siendo un caso curioso. Sus 946 infectados lo ubican en séptimo lugar en valores absolutos, pero aparece en el puesto 32 si se pone en contexto esa cifra al calcular la tasa por cantidad de habitantes. Esa situación es espejo de sus particularidades: es el barrio más extenso y poblado de la Ciudad, fue uno de los primeros en tener casos de coronavirus y, al mismo tiempo, está habitado por personas que, en general, pueden aislarse adecuadamente en sus casas. Eso no impide igualmente que se registren focos en algunos edificios, como Arcos del Polo, que el jueves ganó notoriedad por el positivo de Belén Francese, su vecina más famosa. Desde hace diez días, a Palermo también llega DetectAr.

Es que cada barrio formal o informal al que arriba el operativo comienza a formar parte del programa de manera permanente. Aunque la Unidad Sanitaria Móvil donde se hacen los testeos esté sólo dos días en cada barrio, las búsquedas en el lugar siguen y sólo cambia el lugar donde se toma y analiza el resto de las muestras, que pasa a ser la Unidad Febril de Urgencia (UFU) más cercana.

Son 1.500 los rastreadores que recorren los barrios, y en los próximos días se sumarán otros 500, indicaron fuentes del Ministerio de Salud de la Ciudad. Entre ellos hay, además de personal de los Gobiernos nacional y porteño, integrantes de organizaciones sociales, estudiantes de Medicina de la UBA y voluntarios en general.

Hasta última hora del viernes, eran 29.741 los casos de Covid entre vecinos porteños, y las muertes por el virus ascendían a 583, 23 de ellas registradas en las 24 horas anteriores. La edad promedio de fallecimiento es de 75 años, con hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo como enfermedades preexistentes más frecuentes.

Del total de casos notificados, sólo el 32,4% se confirma. El 60,3% se descarta y el 7,3% sigue en análisis. Según el Boletín, en los últimos días los confirmados “presentan una tendencia a la estabilización”, con un promedio menor a 900 positivos diarios. Lo que no se estabiliza es el promedio de muertes diarias por el virus en la Ciudad, que hace un mes era de cinco y hoy triplica ese valor, en torno al 15,7 por día.

Entre los casos de la semana pasada ya clasificados epidemiológicamente, la gran mayoría siguen siendo contagios por contacto estrecho (77%), seguida de lejos por los trabajadores de la salud (16,6%) e infectados por transmisión comunitaria (6,4%). Esto ilustra no sólo la situación preocupante en la que se encuentran médicos y enfermeros, sino también los efectos de la cuarentena en la disminución de la circulación comunitaria del virus.